En diciembre de 1990 el mundillo musical se ve sorprendido por la aparición de un curioso y pegadizo single titulado Sadeness, que mezcla ritmos hip-hop, sampleos de flautas sudamericanas, y cantos gregorianos. La inesperada conjunción de tales elementos, la originalidad de la propuesta, el desconocimiento de los responsables del tema, provocó un éxito sin precedentes y el punto de partida para que una etiqueta (irreal, por cierto,en mi opinión) como la New Age se pusiera de moda entre el gran público.
Enigma era, de acuerdo a los títulos de crédito, creación mayoritaria de un tal "Curly M.C.", pseudónimo del que se elaboraron muchas teorías sobre su auténtica personalidad (uno de los nombres más barajados, curiosamente, fue el de Mike Oldfield, que tres años después realizaría un trabajo con reminiscencias estilísticas del que hoy nos ocupa, The Songs of Distant Earth). Problemas legales por la utilización de los samples para los cantos gregorianos del disco hicieron que pronto se descubriera que en realidad el músico de origen rumano y afincado en Ibiza Michael Cretu era el responsable del proyecto Enigma, desvirtuando así la idea del artista de que no importaba quién era el responsable de la música, sino la música en sí misma.

MCMXC a.D. es un disco pensado como una obra homogénea, en la que se vinculan una serie de elementos comunes (bases rítmicas, instrumentos como el piano, voces en francés, flauta peruana, cantos gregorianos) para conformar una obra que se escuche como un todo, al estilo de discos de Pink Floyd o Yes, de los que Cretu se confiesa admirador. El disco se abre con unas notas (que se repetirán como motivo de arranque en todo el resto de su discografía) y un recitado casi hipnótico que presenta "la voz de Enigma". A continuación, un primer tríptico, de título genérico Principles of lust, dividido en tres movimientos, y que comienza por la famosa Sadeness, acertada combinación de ritmo moderno, voz femenina cantando en francés (la de su por entonces esposa Sandra, que tuvo una interesante y hoy olvidada carrera en solitario a finales de los 80) y sonidos antiguos con especial protagonismo de los sorprendentes cantos gregorianos. El segundo movimiento, Find love, comienza con una línea de piano a la que pronto se le añaden elementos, sobre todo un ritmo marcado y el canto de Sandra acompañado de lujuriosos jadeos. El canto gregoriano pasado en reverse de Sadeness da paso al reprise de éste con el que finaliza el primer tríptico. Reprise en el que tiene mayor protagonismo el piano y la flauta peruana, que pasan a un primer plano.
Callas went away es un tema dominado por melodías de piano acompañados por ritmos y con unos sampleos en su parte final de la propia Maria Callas interpretando Werther, de Massenet, a modo de homenaje a la gran intérprete griega. A continuación, el famoso canto gregoriano del Kyrie Eleison, acompañando el canto de Sandra y unos potentes tambores conforman otro momento álgido del disco, Mea Culpa.
Otras de las muchas curiosidades del álbum vienen a continuación, con el corto tema The voice & the snake, en tono experimental y basado en una canción de Aphrodite's Child, y Knocking on forbidden doors, con una base rítmica que simula los golpes en una gran puerta; el tema recupera los elementos comunes de la obra, con cantos gregorianos y líneas melódicas de sintetizador.
El segundo y último tríptico del disco tiene de nuevo un curioso arranque, con Way to eternity, en la que se repiten una y otra vez las cinco notas que se utilizaban como comunicación con los extraterrestres en la obra maestra de Steven Spielberg "Encuentros en la tercera fase", que acompañan cantos gregorianos más lentos y suaves, para continuar con Hallelujah, con un ritmo marcado, glockenspiels superpuestos y cantos árabes, finalizando con la voz del propio Michael Cretu que canta otro de los grandes momentos y excelente despedida del disco, The rivers of belief.

Michael y Sandra Cretu

El éxito de Enigma, combinado con la originalidad de su propuesta, provocó (las discográficas suelen ser siempre responsables de la banalización de la música en su búsqueda del negocio económico) la aparición de multitudes de discos que intentaban seguir el exitoso carro bajo la etiqueta "new age". Aunque es cierto que también sirvió para que, con el tiempo, trabajos de interés que de otro modo no hubieran visto la luz se publicasen, en general las principales consecuencias fueron la edición de multitud de morralla sin valor que pronto atascó las estanterías de los grandes almacenes, y la impresión general de que el propio proyecto inicial, Enigma, no tenía ningún valor artístico. Como suele pasar siempre, sin embargo, el tiempo pone las cosas en su sitio, y hoy en día se puede disfrutar de un trabajo como éste y de la carrera, en general más que notable, de Enigma, sin verse asaltado por la idea de que se está siguiendo una moda sin valor artístico alguno. Hubiera sido, creo, muy injusto para un disco y un proyecto de enorme interés, originalidad, atrevimiento, y calidad musical.

MCMXC a.D.
-The voice of Enigma (2:08)
-Principles of Lust

a: Sadeness (4:15)
b: Find love (4:49)
c: Sadeness (reprise) (2:48)
-Callas went away (4:29)
-Mea Culpa (4:53)
-The voice & the snake (1:45)
-Knocking on forbidden doors (4:27)
-Back to the rivers of belief
a:Way to eternity (2:19)
b: Hallelujah (4:15)
c: The rivers of belief (3:31)

1990. Virgin Records
Compuesto por Curly M.C.*, excepto Sadeness (Curly M.C., F.Gregorian y David Fairstein), Mea Culpa y The rivers of belief (Curly M.C. y David Fairstein), y The voice & the snake (Curly M.C. y F.Gregorian).
Producido por Enigma.

*"Curly M.C." es, por supuesto, Michael Cretu.